La semilla de una fruta tropical constituye la materia prima para el reemplazo de huesos del cráneo.

Apreciado en jugos, cremas u helados, el asaí, fruto de la palmera Euterpe oleracea, podrá utilizarse para la producción de un plástico natural y renovable para construir prótesis óseas, principalmente para la zona de la cabeza. Para ello, solamente se utilizarán las semillas del fruto.  El plástico de asaí, un fruto muy común en la región norte del país, demostró poseer las mismas características del poliuretano fabricado a base de petróleo. Las pruebas in vitro señalan que el material es biocompatible y presenta excelentes propiedades mecánicas y biológicas.

“Según muestran recientes investigaciones, este fruto cuenta con propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y analgésicas, entre otras con interés en bioaplicaciones”.

El proceso de producción del nuevo material comienza con la extracción de la pulpa del fruto en una máquina que sirve para ello. El consumo de asaí en la ciudad de Belém genera 350 toneladas diarias de descascarados (semillas y bagazo). Lo que queda es una biomasa húmeda, carozos recubiertos por fibras y partículas no solubles, Esa biomasa se coloca en una máquina de secado para la extracción de las semillas secas.

A partir de esa fase comienza, la producción propiamente dicha del poliuretano, fabricado a partir de una sustancia denominada poliol, extraída de las semillas. Se le agrega un componente químico con isocianato (un líquido viscoso) e hidrógeno, dentro de un reactor. El paso siguiente consiste en agregar nanopartículas de hidroxiapatita, una sustancia conformada principalmente por fosfato de calcio, el principal componente de los huesos, que es absorbible por el organismo. El producto resultante es el polímero de asaí, una espuma rígida y porosa, que facilita el crecimiento óseo. Según los investigadores, éste es el más indicado para implantes y prótesis en regiones del cuerpo que no exigen gran esfuerzo mecánico, tales como el cráneo y el rostro. “En el caso de una prótesis para la cabeza del fémur, por ejemplo, existen otros materiales más resistentes, tales como el titanio”, analiza Jardini.

De ser aprobado en los ensayos clínicos, que todavía se están llevando a cabo, el biopoliuretrano, desarrollado en Biofabris con financiación de la FAPESP y del Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (CNPq), podrá constituir una alternativa precisa y rápida para elaborar prótesis o implantes óseos.

Prótesis rígida y en forma entrelazada, producidas con semillas del fruto de la palmera de asaí.056-057_Acai_196-2

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s