Los beneficios del desayuno

Por falta de hábito o por someterse a dietas, niños y adolescentes obesos, a veces, omiten alguna comida. Esa práctica no es recomendable, especialmente cuando se trata del desayuno. Un estudio realizado por investigadores de las universidades Estadual Paulista (Unesp), del Oeste Paulista (Unoeste) y Estadual de Londrina (UEL), indica que el no comer a horario, especialmente la primera refección matinal, puede relacionarse con índices más elevados de glucosa y lípidos en los niños. El estudio analizó a 174 niños y adolescentes obesos y sedentarios (80 chicos y 94 chicas), con edades entre 6 y 16 años, residentes en la ciudad de Presidente Prudente, en el interior paulista (Journal of Pediatrics, edición del 7 de junio de 2012). Menos de la mitad de los niños y niñas tomaba el desayuno, por mucho, la comida más ignorada (tan sólo un 10% no almorzaba y algo más del 20% no cenaba). Los investigadores creen que, al saltearse el desayuno, los niños pasan un largo período sin comer. Ese mal hábito altera mecanismos neuroendocrinos y estimula al estómago a producir grelina, una hormona relacionada con el hambre. De ese modo, la mayor producción de grelina provocaría en los niños y adolescentes un mayor apetito en el resto de las comidas. Al ingerir mayor cantidad durante el resto del día, presentarían mayores índices de azúcar y lípidos en sangre que los que cumplen con las tres comidas diarias. En última instancia, obviar el desayuno incluso puede ser algo que promueve la obesidad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s